Cuentos para la estimulación del lenguaje oral: Praxias, ritmo, vocabulario, comprensión y expresión.

 

INTRODUCCIÓN:

 La estimulación del lenguaje oral es fundamental para los/as niños/as en sus primeros años de vida, que coinciden con los del inicio de su etapa escolar en Educación Infantil. 

Los/as alumnos/as que presentan dificultades en el desarrollo del lenguaje oral, aún necesitan una estimulación más específica y más directa, tanto a nivel Individual como en grupo. 

Estos "Cuentos para hablar" nacen de la experiencia llevada a cabo con alumnos/as de Educación Infantil (3 a 5 años), mediante la realización de un "Programa de Estimulación del Lenguaje oral" en el colegio El Pinar de El Cuervo (Sevilla).

Aquí les dejamos la relación de cuentos, solo deben hacer clic sobre el título:

Dentro de este Programa una de las actividades, entre otras, es la narración de un cuento. El Programa contenía tres cuentos adaptados con actividades específicas que a continuación se comentan. Habiendo observado que el resultado fue satisfactorio, he ampliado el repertorio de cuentos.

Los cuentos van enfocados a la realización de praxias-bucofaciales, de una forma lúdica, y además en la mayoría de estos cuentos -inventados o adaptado alguno tradicional también se trabaja ritmo, discriminación auditiva, vocabulario, lenguaje comprensivo y expresivo. Creo que todos estos aspectos son fundamentales en el desarrollo del lenguaje oral, y son más fáciles de asimilar o realizar, de esta forma lúdico-pedagógica, por todos los/as alumnos/as, mediante la narración-interpretación de un cuento, tal y como ha demostrado esta experiencia.

Leer más...

 nino-lee02

La mayor parte del tiempo la pasa el niño con sus padres, por eso, son los que mejor pueden estimular su expresión oral. A lo largo del día surgen muchas ocasiones en las que, a través del juego, se puede desarrollar el lenguaje del niño.

Es importante hablar mucho con él, preguntándole por sus preferencias, amigos, actividades favoritas, cómo va vestido, sus juguetes,… Aprovechar cualquier ocasión (como las tareas de la casa, la observación de las prendas de vestir en el armario, los muebles de una habitación, los colores,…) para proporcionar mensajes claros y breves, siempre colocándose a la altura de sus ojos.

Los niños aprenden mucho por imitación. Por ello, cuando hable con su hijo, hágalo despacio, pronunciando correctamente, sin darle gritos. Nunca se le debe ignorar cuando quiera hablar. No debemos reforzarle la expresión defectuosa que en un principio puede resultar graciosa (habla de bebé).

Leer más...

 

La dislalia es una de las anomalías del lenguaje que con más frecuencia se presenta en los centros escolares, sobre todo en el alumnado de infantil y primer ciclo de primaria.

La dislalia es un trastorno en la articulación de los fonemas que puede ser de tipo evolutivo, funcional, audiógeno y orgánico.
La dislalia evolutiva es la más frecuente, ya que es una fase del desarrollo del lenguaje infantil en la que el niño/a no es capaz de repetir por imitación las palabras de forma correcta desde el punto de vista fonético. Dentro de la evolución normal del desarrollo madurativo, estas dificultades se van superando y sólo si persisten más allá de los 4 o 5 años se puede considerar patológico.

La dislalia funcional, en cambio, es un trastorno en la articulación de los fonemas debido a un mal funcionamiento de los órganos periféricos del habla. Se debe, fundamentalmente, a una escasa habilidad motora (dificultad en los movimientos de lengua, labios, mandíbula y velo del paladar), dificultades en la percepción del espacio y del tiempo y dificultades en la discriminación auditiva. Es necesaria la intervención logopédica si persiste más allá de los 4 o 5 años, teniendo en cuenta que fonemas como /r/ pueden aparecen más tarde, sobre los 6 o 7 años.

Además de las dislalias, podemos encontrarnos con trastornos fonológicos, que consisten en alteraciones articulatorias durante la expresión espontánea del niño/a, a pesar de ser capaz de producir aisladamente el fonema o fonemas implicados. De esta manera, el niño/a puede repetir ca, co, cu, que, qui, pero dice “tama” en vez de cama. En este caso las dificultades aumentan con la longitud de las palabras y una misma palabra puede ser alterada de manera diferente cada vez. Si estas dificultades persisten más allá del periodo de adquisición del habla (alrededor de los 4 o 5 años) deben ser consideradas como patológicas.

Bibliografía consultada:
MANUAL DE LOGOPEDIA ESCOLAR, un enfoque practico. J.R. Gallardo Ruiz, J.L. Gallego Ortega. Ediciones Aljibe, 2003.

- Mapa de localización -

- Nuestros proyectos -

- Buscar contenido -

- Boletín de noticias -

Suscríbase a nuestro boletín de noticias donde le mantendremos informado

RADIO ECCA